EL PAPEL DE LA INFLAMACIÓN EN LA RETINOPATÍA DIABÉTICA

03 / 21

Durante décadas, la retinopatía diabética se ha considerado solo una complicación microvascular, pero la microvascularización retinal está íntimamente asociada y gobernada por neuronas y células de la glía. Se han realizado progresos para mejorar las alteraciones vasculares pero siguen sin existir tratamientos que actúan contra las alteraciones tempranas neurogliales.1

La retina diabética siempre presenta unos niveles bajos de inflamación crónica. Los pacientes pueden tolerar esta inflamación durante años sin experimentar daño, sin embargo, la acumulación de alteraciones dianéticas puede aumentar la inflamación a lo largo del tiempo y puede volverse grave y crónica.2

La inflamación en la retinopatía diabética parece estar inducida por la adhesión de leucocitos a la vascularización retinal y la alteración de BRB. Un primer paso parece ser la acumulación perivascular de células de la microglía activada.2 Se ha sugerido que esa activación glial ocurre en pacientes que aún no tienen signos de retinopatía diabética y puede jugar un rol temprano en la aparición de procesos inflamatorios responsables del daño retinal en estadios tardíos de la enfermedad.1

Esta inflamación contribuye tanto a la patología vascular como a la neurodegeneración y las últimas publicaciones sugieren que los tratamientos antiinflamatorios son prometedores para evitar ambos tipos de daño.1

 

Bibliografía
1. Rubsam A, Parikh S and Fort PE. Role of Inflammation in Diabetic Retinopathy. Int J Mol Sci. 2018; 19(4): 942
2. Altmann C and Schmidt MHH. The Role of Microglia in Diabetic Retinopathy: Inflammation, Microvasculature Defects and Neurodegeneration. Int J Mol Sci. 2018; 19(1): 110.

 

© Oftalmofuture 2019 – Todos los derechos reservados